Inicio / Comunicacion e Imagen / Noticias del Sector

Inicio / Comunicacion / Noticia / Danza de la Huaylía de Huancavelica es declarada Patrimonio Cultural de la Nación

Danza de la Huaylía de Huancavelica es declarada Patrimonio Cultural de la Nación

Lunes, 13 Junio 2016
Según investigadores, esta danza tendría su origen en el antiguo Qhapaq Raymi incaico y se practica generalmente en las festividades navideñas, Año Nuevo y la Bajada de Reyes.

Por tratarse de una expresión artística de música y danza que es el resultado de un largo proceso de diálogo, religiosidad e intercambio cultural, la Huaylía del sur de la provincia de Huaytará, ubicada en el departamento de Huancavelica, fue declarada como Patrimonio Cultural de la Nación mediante resolución del Viceministerio de Patrimonio Cultural e Industrias Culturales.

La Huaylía es una danza que actualmente es representada en diferentes distritos y provincias de Huancavelica, Ayacucho, Apurímac, Arequipa y Cusco, por lo general en el contexto de las festividades navideñas. Esta danza es también practicada en diferentes centros poblados, comunidades y anexos de los distritos de Querco, Laramarca, Santiago de Quirahuara, Ocoyo, San Isidro y Córdova, pertenecientes a la provincia de Huaytará.

Al igual que en otras regiones, las celebraciones navideñas realizadas en torno al nacimiento del Niño Jesús son el principal contexto ritual en el cual se representa la Huaylía. También está presente en otras fechas del calendario festivo religioso de la provincia, incluyendo las celebraciones de Año Nuevo, Bajada de Reyes y la Fiesta de la Virgen de la Candelaria, específicamente en el distrito de Córdova.

El término Huaylía es usado a nivel local para nombrar a las comparsas que interpretan la música y danza propias de la costumbre navideña. Estas son dirigidas por los capataces, quienes organizan la comparsa y supervisan a los músicos, siendo asistidos por los quimiches y caporales en la supervisión de los bailarines. Estos últimos son hombres y mujeres jóvenes que se convierten en guiadores y transguías, distinguiéndose en función de su edad y nivel de experiencia.

La música y danza de la Huaylía se adapta según las diferentes situaciones de las festividades en las cuales es representada. Cuando las comparsas se detienen frente a las iglesias para la adoración al Niño Jesús y la Virgen María, se presentan impresionantes coreografías. La visita de las comparsas a las autoridades, los pasacalles y las pascuas de despedidas, se realizan con danzas grupales y colectivas. En cambio, las competencias y contrapuntos realizados por las comparsas, se caracterizan por intervenciones cortas de zapateo individual y pruebas de exigencia física que se prolongan por largas horas, para lo cual es necesario que los participantes tengan grandes niveles de destreza y resistencia.

La música de la Huaylía del sur de Huaytará presenta un alto grado de complejidad y está compuesta por más de 40 tonadas con nombres distintos que son tocadas de memoria por un solo arpista. La mayoría es interpretada durante las competencias de zapateo, con una duración inferior a un minuto. Las piezas musicales que acompañan las pruebas de resistencia física son llamadas danza y contradanza, mientras las que se oyen en los momentos de adoración, así como en los pasacalles y pascuas, son las de mayor duración y se repiten de forma constante a lo largo de las festividades.

De acuerdo a la investigación del etnomusicólogo suizo Claude Ferrier, “Navidad en los Andes, Arpa, comparsas y zapateos en San Francisco de Querco”, la Huaylía que se practica actualmente en el sur de Huaytará, así como en las zonas aledañas de Ayacucho, tendrían su origen en el antiguo Qhapaq Raymi incaico, una teoría sustentada en las correspondencias que existen entre dicha festividad y la Navidad en diciembre, alrededor del solsticio de verano.