Manifestaciones

Arte Popular

La continuidad del arte popular está ligada a la tradición familiar. Son los padres quienes transmiten el  conocimiento de técnicas, formas, contenidos y sentidos culturales a sus hijos. Por un lado inculcan la mística por el trabajo como respuesta a necesidades económicas y, por otro, el vínculo afectivo con su pasado y su cultura o comunidad a la que pertenecen. Estas enseñanzas se van cediendo de generación en generación, en un círculo repetitivo de padres a hijos que, como está sujeto al paso del tiempo, lo está también a las transformaciones que se producen en el campo de materiales y técnicas, en las costumbres y en los modos del pensamiento.

Así, el verdadero artista popular es el que, sin salirse de los parámetros de su tradición cultural, recrea sus formas y las adecua a las nuevas necesidades sociales de su entorno. Es gracias a esta transmisión y renovación intergeneracional que los artistas populares del Perú transforman la materia prima imprimiéndole profundos mensajes y valores ancestrales, concentrando en sus obras belleza y sabiduría.

Música y Danza

Los hombres y mujeres de antiguo Perú fueron músicos y danzantes, como lo demuestran las evidencias arqueológicas de instrumentos musicales, textiles y ceramios que contienen escenas de canto, ejecutantes y bailarines en medio de escenarios cuya permanencia cultural ha sido plenamente consignada por las informaciones etnohistóricas. Las actividades musicales no eran sólo espectáculos, también se fusionaron de manera intrínseca con actividades relacionadas con la naturaleza, la sociedad y las divinidades.

La diversidad de las actuales expresiones musicales y dancísticas surge de recreaciones de géneros indígenas prehispánicos, de géneros regionales inspirados en modelos europeos coloniales y republicanos, o creaciones más o menos recientes producto de la creciente presencia de los medios modernos de comunicación.

Las canciones y las danzas describen nostalgias o anhelos, los sonidos musicales muestran alegría, euforia, solemnidad o tristeza; y las danzas igualmente se adaptan a todas las situaciones sociales: las hay para animar las fiestas patronales o religiosas, las faenas de trabajo, los rituales de guerra y las diversas fiestas familiares.

Fiestas y Tradiciones

Las manifestaciones de cultura popular en el Perú se traducen en numerosas fiestas patronales, procesiones, carnavales y rituales que se celebran en todo el país. Algunas de ellas tienen un origen milenario y otras, más modernas, se suman a celebraciones que no por ser de invención más reciente, carecen de acogida o interés popular.

Fiestas como la de Corpus Christi en Cusco, la Virgen de la Candelaria en Puno, las celebraciones de la Semana Santa en Ayacucho, la procesión del Señor de los Milagros en Lima, la fiesta de la Virgen del Carmen en Paucartambo (Cusco), la peregrinación al Santuario del Señor de Qoyllurit'i y la Fiesta de San Juan en la región amazónica, son algunas de las manifestaciones populares que marcan el calendario festivo peruano. 

Gastronomía

La gastronomía se sustenta en varios milenios de creación cultural por las diversas etnias y culturas que poblaron nuestros territorios, siendo una de las más antiguas del mundo. La producción de alimentos tuvo, en el Perú precolombino, un carácter mágico-religioso que le da, a la cocina peruana, un profundo contenido simbólico y cultural; las tecnologías agrícolas así como las de manejo de agua fueron altamente desarrolladas por los antiguos peruanos, lo que permitió la domesticación de una enorme variedad de plantas y la crianza y uso alimenticio de una importante variedad de fauna que solo se encontraba en el Perú, lo cual le agrega el mérito de la originalidad tanto por sus ingredientes como por su combinación;

El continente americano ha brindado al mundo productos de gran trascendencia en la alimentación y en la gastronomía mundial como la papa, el maíz, la quinua, la kiwicha, el ají, el camote, el olluco, la oca, la yuca, el frijol, el pallar, el maní, el zapallo, el tomate, la maca, la lúcuma, la chirimoya, entre muchos otros. Siendo algunos de estos originarios del Perú, como es el caso de la papa y otros. La cocina peruana es el fruto de la biodiversidad y de la diversidad cultural, lo que ha permitido el desarrollo de cocinas regionales que reflejan la identidad de los pueblos y que, en conjunto, por su originalidad, variedad, aroma, textura y sabor, es reconocida como una de las mejores expresiones gastronómicas del mundo.

Lenguas

En el Perú se ha identificado el uso de 48 lenguas indígenas, de las cuales 43 pertenecen a familias lingüísticas amazónicas y cinco pertenecen a familias lingüísticas andinas. Las lenguas con más hablantes son el quechua y el aimara en los Andes, y el ashaninka y el awajún en la Amazonía. Es importante recordar que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX desaparecieron numerosas lenguas, entre ellas el uro y el mochica, y un grupo considerable de lenguas aumentaron su vulnerabilidad y ahora se encuentran en estado crítico, como el taushiro y el resígaro.